Fernando Pacheco-Bellas | y estaba, y sólo un rincón sentía y dormía, y un puente se extendía y soñaba, y una lágrima caía y pensaba, y ya no habría otro día y luchaba, dónde el alba asomaba y cantaba, y su ira se calmaba y ardía, de sus entrañas emanaba y lucía, todo un ser que ya no estaba y partía, a lo lejos cual amada y fundía, aquel beso abrumada y sentía, el fuego que ocultó consumada y decía, un adiós con su mirada ©Pach 2016

Aquel adiós

y estaba, y sólo un rincón sentía
y dormía, y un puente se extendía
y soñaba, y una lágrima caía
y pensaba, y ya no habría otro día

y luchaba, dónde el alba asomaba
y cantaba, y su ira se calmaba
y ardía, de sus entrañas emanaba
y lucía, todo un ser que ya no estaba

y partía, a lo lejos cual amada
y fundía, aquel beso abrumada
y sentía, el fuego que ocultó consumada
y decía, un adiós con su mirada

©Pach 2016

Anuncios