La espuma

Una brisa se acerca con prisa impulsada por las olas
que te miran y apaciguan y nunca están solas,
te susurran y sonríen y sacan tus colores de amapola
de fuerte y marcado tono y aún así lo controlas.

Una prisa se acerca sin brisa y se llena de caracolas
postradas en las húmedas arenas viéndose asolas
sin decir si quiera que un día asoma cual carambola
en un recorrido eterno de la luz que prenden las farolas.

La espuma recorre la cresta de aquella estructurada ola
para decirte al oído que un día ya no estarás sola
que te mece y languidece entre abrazos del rompeolas
esperando ese momento conectado a tu aureola.

© Pach2022