Fernando Pacheco Bellas | No encaja

No encaja

Hoy he devuelto al pasado
cual abrazado a tu dedo
el anillo encargado
que un día te habría dado

Hoy he devuelto al pasado
cual algibe de sal prendado
lo que un día arrebataba
un cambio de vida inesperada

Hoy he devuelto al pasado
una frustración desmedida
que saliendo de día
no hacía luz sino oscurecía

Hoy he devuelto al pasado
aquellos días rotos
que no subían cuentos
que no crecían absortos

Hoy he devuelto al pasado
esas puertas cerradas
que candados arrancaban
al llamarlas obviadas

Hoy he devuelto al pasado
aquel suspiro de tierna mortaja
que en un momento me había robado
que en mi camino ya no encaja

©Pach2017

Fernando Pacheco Bellas | El Ayer | Se acercaba en la penumbra lúcida se acercaba en su muerte súbita se acercaba en el tiempo pasado se acercaba en el abismo llamado Se acercaba a lo lejos marchitado se acercaba a recoger lo prestado se acercaba a tientas carreras se acercaba a las vivas mareas Se acercaba con sigilo ruidoso se acercaba con fervor vaporoso se acercaba con días de perder se acercaba con tu futuro ayer Se acercaba en la penumbra lúcida se acercaba en su muerte súbita se acercaba en el tiempo pasado se acercaba en el abismo llamado © Pach2017

El ayer

Se acercaba en la penumbra lúcida
se acercaba en su muerte súbita
se acercaba en el tiempo pasado
se acercaba en el abismo llamado

Se acercaba a lo lejos marchitado
se acercaba a recoger lo prestado
se acercaba a tientas carreras
se acercaba a las vivas mareas

Se acercaba con sigilo ruidoso
se acercaba con fervor vaporoso
se acercaba con días de perder
se acercaba con tu futuro ayer

Se acercaba en la penumbra lúcida
se acercaba en su muerte súbita
se acercaba en el tiempo pasado
se acercaba en el abismo llamado

© Pach2017

Fernando Pacheco-Bellas | y estaba, y sólo un rincón sentía y dormía, y un puente se extendía y soñaba, y una lágrima caía y pensaba, y ya no habría otro día y luchaba, dónde el alba asomaba y cantaba, y su ira se calmaba y ardía, de sus entrañas emanaba y lucía, todo un ser que ya no estaba y partía, a lo lejos cual amada y fundía, aquel beso abrumada y sentía, el fuego que ocultó consumada y decía, un adiós con su mirada ©Pach 2016

Aquel adiós

y estaba, y sólo un rincón sentía
y dormía, y un puente se extendía
y soñaba, y una lágrima caía
y pensaba, y ya no habría otro día

y luchaba, dónde el alba asomaba
y cantaba, y su ira se calmaba
y ardía, de sus entrañas emanaba
y lucía, todo un ser que ya no estaba

y partía, a lo lejos cual amada
y fundía, aquel beso abrumada
y sentía, el fuego que ocultó consumada
y decía, un adiós con su mirada

©Pach 2016

Fernando Pacheco-Bellas | Encuentros en una virtualidad que nunca acaba encuentros en esa claridad de un día en tu ventana encuentros en el alma que se estrechan cual amenaza encuentros imaginarios cuando nadie los abraza Caía el velo de la distancia, de la constancia, de la ignorancia caía el celo de lo inalcanzable, de lo admirable, de tu fragancia caía el cielo de lo esperado, de lo soñado, de tu confianza caía el suelo del abismo que no era el mismo sin tu semblanza Encuentros en desencuentros rotos parten el camino de un futuro inquieto dónde el aire meloso dibuja un boceto y un creciente vacío en mis fotos El alba emprende cual tranquila brisa la luz esquiva acecha a tu lado de un silencio a gritos escuchado por un amor que nunca se habrá acabado ©Pach 2016

Encuentros rotos

Encuentros en una virtualidad que nunca acaba
encuentros en esa claridad de un día en tu ventana
encuentros en el alma que se estrechan cual amenaza
encuentros imaginarios cuando nadie los abraza

Caía el velo de la distancia, de la constancia, de la ignorancia
caía el celo de lo inalcanzable, de lo admirable, de tu fragancia
caía el cielo de lo esperado, de lo soñado, de tu confianza
caía el suelo del abismo que no era el mismo sin tu semblanza

Encuentros en desencuentros rotos
parten el camino de un futuro inquieto
dónde el aire meloso dibuja un boceto
y un creciente vacío en mis fotos

El alba emprende cual tranquila brisa
la luz esquiva acecha a tu lado
de un silencio a gritos escuchado
por un amor que nunca se habrá acabado

©Pach 2016

Fernando Pacheco-Bellas | Llegó el avión y ya no estabas y paseando frente a tu puerta, no respirabas aquellos rincones comunes que no encontraba y un paseo en la playa, de tu mano imaginaba Un olor, una caricia, un beso un simple susurro en la orilla de tu brisa despertando en las luces de un sueño confeso que lentamente se muere sin tu sonrisa Siguiendo un camino sin final en el oscuro y alentado anhelo observado desde lo lejos sin consuelo como te marchas sin luchar a través de tu oscuro mar Llegó el avión y ya no estabas paseo en Plaka y no veía esos rincones oscuros que sobre mi caían el sabor profundo de aquel primer beso y sin embargo, la soledad era eso... #parasiempre ©Pach 2016

La soledad era eso…

Llegó el avión y ya no estabas
y paseando frente a tu puerta, no respirabas
aquellos rincones comunes que no encontraba
y un paseo en la playa, de tu mano imaginaba

Un olor, una caricia, un beso
un simple susurro en la orilla de tu brisa
despertando en las luces de un sueño confeso
que lentamente se muere sin tu sonrisa

Siguiendo un camino sin final
en el oscuro y alentado anhelo
observado desde lo lejos sin consuelo
como te marchas sin luchar
a través de tu oscuro mar

Llegó el avión y ya no estabas
paseo en Plaka y no veía
esos rincones oscuros que sobre mi caían
el sabor profundo de aquel primer beso
y sin embargo, la soledad era eso…

#parasiempre

©Pach 2016

Mirando hacia atrás | Fernando Pacheco-Bellas

Mirando hacia atrás

En pasos andados mirando hacia atrás
En pasos te veo y no puedo mirar
En pasos inciertos en la oscuridad del caminar
En pasos recorro lo que nunca he de alcanzar

En pasos convierto la distancia que me aleja de ti
En pasos descanso lo que nunca fui
En pasos me quedo asomado al abismo
En pasos me entrego por no ser yo mismo

En pasos se avanza el pasado ciego
En pasos se alcanza el horizonte enfermo
En pasos andados mirando hacia atrás
En pasos te veo y no puedo mirar

©Pach 2016